31.1 C
Mazatlán
jueves, junio 13, 2024
Ver Más

    Este género de música ayuda a aliviar el dolor a los bebés, durante la prueba del talón

    La música de Mozart puede aliviar el dolor en los recién nacidos sometidos a la prueba del talón, tras un sistema de investigación existen métodos efectivos y accesibles para aliviar el dolor en los bebés durante la prueba del tamiz.

    La conclusión llega después de una investigación realizada con 100 bebés, han comparado las reacciones de bebés de una edad media de dos días y una edad gestacional media de 39 semanas. La mitad de los bebés escuchó una nana de Mozart durante tres fases: veinte minutos antes de la prueba del talón, mientras les practicaban el procedimiento y cinco minutos después, mientras que la otra no escuchó la música en ningún momento. Como parte del procedimiento estándar, todos recibieron una pequeña dosis de solución de azúcar (0,5 mililitros) dos minutos antes del pinchazo en el talón.

     Estudio realizado por un equipo del Centro Médico Lincoln de Nueva York ha revelado que escuchar las dulces melodías de Wolfgang Amadeus Mozart puede ayudar a aliviar el dolor que sienten los bebés durante la prueba del tamiz, un procedimiento médico rutinario que implica una punción en el talón para detectar enfermedades congénitas.

    Antes de la prueba, ambos grupos presentaban puntuaciones de dolor similares, con una evaluación de cero en una escala de siete puntos. Sin embargo, los bebés que escucharon la canción de cuna experimentaron puntuaciones de dolor «significativamente más bajas» durante y después de la prueba en comparación con los que no fueron expuestos a la música, según concluyen los investigadores.

    Los lactantes que escucharon la música registraron una puntuación de dolor de cuatro durante la prueba, que disminuyó a cero un minuto después del procedimiento, en contraste, los recién nacidos que no fueron expuestos a la música mostraron una puntuación de 7 durante la prueba, de 5,5 al cabo de un minuto y de 2 a los dos minutos.

    La evaluación del dolor se realizó mediante varios indicadores, tales como expresiones faciales, llanto, patrones de respiración, movimientos de las extremidades y niveles de alerta. Los investigadores garantizaron que las pruebas se llevaran a cabo en un ambiente tranquilo, con iluminación suave y temperatura controlada y sin proporcionar chupetes ni consolación física a los bebés.

     

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Articulos Relacionados