23.8 C
Mazatlán
martes, mayo 21, 2024
Ver Más

    Beneficios de exfoliar tu piel

    Exfoliación 

    La exfoliación se define como el proceso natural de renovación celular de la piel que se realiza mediante la eliminación de las células muertas.

    En cosmética es muy común acelerar de forma controlada este proceso de renovación estimulándola utilizando algún tipo de producto cosmético con el objetivo de mejorar el aspecto de la piel dañada por el sol, disminuir arrugas, mejorar el aspecto de marcas severas, y disimular la pigmentación o eliminar manchas.

    Para conseguirlo suelen utilizarse cremas exfoliantes que nos ayudan a eliminar las impurezas de la piel realizando una limpieza profunda.

    En las pieles jóvenes sanas este proceso se da sin problema, pero con el paso de los años y la exposición prolongada a los agentes externos (como la radiación solar, la contaminación o la alimentación), sin una prevención adecuada, acaba generando radicales libres que producen estrés oxidativo, provocando que este proceso de renovación se ralentice.

    El estrés oxidativo es el estado por el cual los antioxidantes presentes en nuestro organismo de forma natural son incapaces de contrarrestar la acción de los radicales libres cuando estos crecen en número, lo que termina causando daño celular.

    Los fibroblastos, células productoras de colágeno, elastina y ácido hialurónico, son los más afectados por esta condición, lo que lleva a nuestra piel a sufrir una pérdida de elasticidad, firmeza y densidad.

    Tipos de exfoliantes

    Los exfoliantes se pueden dividir en tres tipos:

    Exfoliantes mecánicos

    Los exfoliantes mecánicos son aquellos que hacen efecto mediante fricción o masaje y están compuestos por gránulos sintéticos (carbonato de calcio, roca volcánica pulverizada…) o naturales (sal marina, bambú…).

    Exfoliantes químicos

    Los exfoliantes químicos, también conocidos como peelings químicos, actúan eliminando la capa más externa de la epidermis. No llevan gránulos ni necesitan ser aplicados mediante fricción o masajes para cumplir con su función, todo lo hacen mediante sus ingredientes activos. Ejemplo de ellos son el ácido glicólico, el ácido kójico o el ácido salicílico.

    Exfoliantes enzimáticos

    Al igual que los químicos, los exfoliantes enzimáticos no tienen gránulos ni deben ser aplicados mediante fricción o masaje, sino que funcionan gracias a sus activos. ¿Dónde está entonces la diferencia? En que los exfoliantes enzimáticos utilizan ingredientes naturales provenientes de fermentos de frutas, como la piña, la papaya, la granda o la calabaza. Asimismo, con esta exfoliación lo que hacemos también es acelerar el proceso de descamación natural de la piel. Los peelings enzimáticos son el tratamiento exfoliante más suave, lo que los convierte en la mejor opción para pieles sensibles y reactivas.

    Exfoliar la cara: ¿por qué es una buena idea?

    Exfoliar regularmente el rostro es importante para contar con una piel saludable y de aspecto joven.

    Entre los beneficios de esta práctica se encuentran los siguientes:

    • Iguala el tono y mejora la textura de la piel, gracias a que favorecen la renovación celular y por tanto, la reducción del número de células hiperpigmentadas y de manchas.
    • Contribuye a la densidad, elasticidad y firmeza de la piel al estimular la síntesis de colágeno, elastina y ácido hialurónico.
    • Reduce la aparición de acné, ya que contribuye a evitar la acumulación de sebo.
    • Prepara a la piel para la posterior absorción de otros productos, tal y como las ampollas, los sérums o las cremas.

     

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Articulos Relacionados